miércoles, 27 de abril de 2016

Anarquía y... guerra fría

¿Y si te dijeran que el anarquismo no es caos?

¿Y si el anarquismo fuera un sentimiento libertario basado en la incesante búsqueda del bien común apelando a la bondad natural de muchas personas?

¿Y si lo más peligroso que tiene esta ideología es que ataca frontalmente el pilar fundamental de este sistema esclavista, esto es, la autoridad falsamente atribuida de unos hacia otros?

¿Quién podría estar en contra del anarquismo? Básicamente todos los seres humano, porque el blanco somete al negro, el hombre a la mujer, el adulto al niño, el ser humano al resto de animales, el rico al pobre y el tirano al pueblo. 


Hemos sido adoctrinados y amaestrados para odiar la libertad colectiva, para amar nuestras propias cárceles y pagar nuestras propias cadenas, para idolatrar en la verticalidad y odiar, despreciar o recelar en la horizontalidad. Es un patrón harto repetido en todas las partes del mundo y a todos los niveles. La Historia de la humanidad es una crónica de la estupidez y cobardía de la inmensa mayoría, aceptando el yugo que le impone esa minoría autoritaria. 5000 años de Historia no han bastado para superar ese paradigma organizativo. Es más, me atrevería a decir que cuánta más información tenemos a nuestro alcance para liberarnos, más eficiente y sofisticadas se vuelven las técnicas propagandísticas para manipular el pensamiento y condicionar el comportamiento de las masas.

martes, 19 de abril de 2016

Náufragos de nuestra propia estupidez

 
Aunque la mayor parte de la población no le dé importancia a esto, es gravísimo que un gobierno (aunque sea en funciones) no se someta al control parlamentario. Igual de grave que haga "ruedas de prensa" sin preguntas de los periodistas.

Responder preguntas incómodas, que se cuestionen tus actuaciones y decisiones, y someterse al escrutinio público es fundamental para valorar el grado de transparencia, honestidad, responsabilidad y compromiso con el sistema democrático.

Pero qué se puede esperar... de estos hijos de Franco, ladrones, corruptos, plutócratas, cobardes, traidores, mentirosos, fariseos, obtusos, retrógrados... Para ellos, la democracia es sólo un disfraz con el que vestir su tiranía. Y lo logran con increible eficiencia y un montón de dinero del soborno y el crimen: millones de personas volverán a votarles a pesar de todo lo que han hecho.

Cada 4 años España tiene la oportunidad de agarrar el timón y salvar su triste destino, pero qué difícil es cuando llevamos siglos naufragando, cuando el capitán esta borracho, y la mayor parte de la tripulación está absorta en el canto de sirena que proviene de ese acantilado.

lunes, 18 de abril de 2016

¡Vivan las cadenas!

¡Vivan las cadenas! fue un lema acuñado por los españoles absolutistas en 1814 cuando,tras la vuelta del destierro de Fernando VII, se escenificó un recibimiento popular en el que se desengancharon los caballos de su carroza, que fueron sustituidos por personas del pueblo que tiraron de ella. Se pretendía justificar con ello la decisión del rey de ignorar la Constitución de 1812 y el resto de la obra legislativa de las Cortes de Cádiz, gobernando como rey absoluto, como le proponían los diputados absolutistas del Manifiesto de los Persas.

Estudiar Historia es muy interesante: uno esboza una ácida sonrisa ante un detalle jocoso y en el párrafo siguiente tuerce la mueca al recapacitar sobre el dramático designio de nos depara este país, condenados a repetir los mismos absurdos patrones, como minoría espectante, en esta dictadura de los necios.

jueves, 14 de abril de 2016

85 aniversario de la II República Española

Hace 85 años se iniciaba la II República Española, un periodo de jóven democracia en una época convulsa, ensombrecida por los nacientes totalitarismos europeos que desembocarían en la II Guerra Mundial.

Hace 85 años España rompía con su larga tradición de reyes absolutos y parlamentos monarquizados. Establecer un Estado sin jefatura hereditaria es conditio sine qua nom para hablar de democracia moderna. Dicho de otro modo, no existe democracia sin que que el pueblo pueda elegir periódicamente a sus representantes. Y ese poder de representación debe poder ser revocable en cualquier momento que se rompa el contrato social.

Desgraciadamente España hoy en día no es una democracia. Las leyes no tienen ningún poder si el pueblo no está dispuesto a defenderlas. Y la masa social está aborregada, drogada, aturdida, maniatada y amordazada. Si te diste por vencido, si aceptas el orden social, si eres monárquico, si no eres millonario y aún así votas a la derecha, si te da igual que te roben, si votas al PSOE en Andalucía, o al PP en Madrid o Valencia, o a CiU en Cataluña, si no aspiras a cambiar la pequeña parcela que te ha tocado vivir en este mundo, y, en definitiva, si no te gusta soñar... es que te hace falta leer.