jueves, 20 de abril de 2017

Sobre los mudos y los sordos

Dijo Unamuno que "El interés supremo debe ser el de elevar el nivel de cultura general y despertar el gusto por las cosas que dignifican y afinan al espíritu". Totalmente contrario a este mensaje, el PP ha vuelto a arremeter contra la Educación al suprimir la asignatura de Literatura Universal como materia optativa en Bachillerato.

Y esto no es nada nuevo: ya el ex-ministro Wert decidió suprimir la asignatura de Filosofía porque según él "España no tiene tradición filosófica". La Filosofía, amor por la sabiduría, es un método humanístico para aproximarse al conocimiento, para reflexionar sobre la existencia y cuestionar las estructuras humanas. Esto pone de manifiesto las políticas educativas del PP: mercantilizar el sistema educativo, sesgar el conocimiento, dinamitar las Humanidades y las Artes, y enfocar a los futuros trabajadores hacia la extrema especialización técnica. El resultado serán masas de trabajadores cualificados sin capacidad de reflexión, sin criterio político, fáciles de someter y de engañar.

Sin la Literatura... ¿Cómo pretenden que comprendamos la complejísima lírica de nuestro presidente Rajoy?

"Un plato es un plato, y un vaso es un vaso"

“Esto no es como el agua que cae del cielo sin que se sepa exactamente por qué”. 

 "España es una gran nación y los españoles muy españoles y mucho... españoles"

“Una cosa es ser solidario, y otra es serlo a cambio de nada”.



¿O cómo entenderemos la leonina prosa de MªDolores de Cospedal cuyo legado pasará a a engrosar el riquísimo Patrimonio Literario Español?

"La indemnización que se pactó fue una indemnización en diferido. Y como fue una indemnización indifi... en diferido, en forma, efectivamente, de simulación, de... simulación, o de... lo que hubiera sido en diferido en partes de una... de lo que antes era una retribución, tenía que tener la retención a la Seguridad Social."

Así pues el PP ha vuelto a embestir contra el currículo de Humanidades porque como dijo Machado "Es propio de mentes medianas embestir contra todo aquello que no les entra en la cabeza". "Al carro de la cultura española le falta la rueda de la ciencia" (Santiago Ramón y Cajal), prueba de ello es la sangrante fuga de cerebros que sufre España mientras condecoramos a vírgenes o nos encomendamos a la superchería para solucionar el tremendo paro.

Pasarán a la sombra figuras emblemáticas como Miguel de Unamuno que con sus palabras denunciaba la tiranía y el atentado contra la razón de Millán-Astray: "Venceréis pero no convenceréis. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta, pero no convenceréis porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os falta en esta lucha, razón y derecho. Me parece inútil pediros que penséis en España." También dijo que "la razón es la muerte del fascismo", quizás por ello el fascismo contraataca como puede, ya sea quemando libros o eclipsando las Letras.

¿Para qué entender estas líneas de García Lorca?

"Y mi sangre sobre el campo
sea rosado y dulce limo
donde claven sus azadas
los cansados campesinos."

¿Qué importancia tendrán en el currículo escolar Los encuentros del caracol aventurero (también de Lorca)?

“Subí al árbol más alto
que tiene la alameda
y vi miles de ojos
dentro de mis tinieblas.
(…) Nosotras no las vemos,
Las hormigas comentan.
Y el caracol: mi vista
sólo alcanza a las hierbas.”

¿O estas de Antonio Machado?
“Llanuras bélicas y páramos de asceta
–no fue por estos campos el bíblico jardín–;
Son tierras para el águila, un trozo de planeta
Por donde cruza errante la sombra de Caín.”

Concluyo este alegato meta-literario con estas sabias palabras de Miguel Delibes "Un pueblo sin literatura es un pueblo mudo."

Anexo sobre el pueblo mudo y los gobernantes sordos


Ocurrió en Roma en 12 de marzo de 2011. Se celebraba el 150 aniversario de la creación de Italia y para festejarlo tuvo lugar un concierto al que asistía el presidente Silvio Berlusconi y otros miembros del gobierno italiano. Dirigía la orquesta y el coro el temperamental Riccardo Muti.

Se representaba el Nabucco, la ópera de Verdi que evoca la esclavitud de los judíos en Babilonia y que alcanza su momento álgido en el famoso “Va pensiero”, entonado por un coro de esclavos que cantan a su tierra perdida y a la libertad del pensamiento ya que sus cuerpos están presos. En Italia, este canto es un himno a la libertad desde que se estrenó en 1842, cuando los italianos aún estaban bajo el dominio de los Habsburgo. Llegado el momento de entonar el "Va pensiero" termina el coro y el público rompe el silencio en un aplauso furioso, tan largo que la ópera no puede seguir adelante. Los cantantes permanecen en el escenario, sus caras rotas, al borde de las lágrimas, por la intensidad del momento. Se oyen voces que piden un bis de este coro y entre ellas una voz que grita: “¡Larga vida a Italia!”

Y entonces, Muti, el mudo, como dice su apellido, rompió su silencio. Se dio la vuelta hacia el público y mirando también a las autoridades allí presentes, empezó a hablar en clara referencia a los recortes en su país y en especial a los recortes del gobierno en el campo de la cultura:

"Sí, estoy de acuerdo: "Larga vida a Italia", pero yo ya no tengo 30 años, he vivido ya mi vida como italiano y he recorrido mucho mundo. Y hoy siento vergüenza de lo que sucede en mi país. Accedo, pues, a vuestra petición de un bis del "Va Pensiero" pero no lo hago tanto por patriotismo sino porque esta noche, cuando dirigía al coro que cantaba "Ay mi país, bello y perdido", pensé que si seguimos así vamos a matar la cultura sobre la cual se construyó la Historia de Italia y entonces nuestra patria sí que estará verdaderamente "bella y perdida".

No sólo el público, también el coro que permanece sentado en su mayoría durante ese canto, se levantó para aplaudir a Muti que se permitió un juego de palabras con su apellido dirigido a los políticos:

Los mudos (muti) le hablan a los sordos (sordi)”.

 Y por segunda vez en su vida, el director de orquesta accedió a interrumpir el curso de la ópera y a hacer un bis del “Va pensiero” pero con una condición:

"Hagamos una cosa. Como el coro lo ha cantado magníficamente y la orquesta le ha acompañado estupendamente, les propongo ahora que se unan al coro y que cantemos todos el "Va pensiero… Pero ojo, a tempo".
Entonces, esta vez mirando al público, no a la orquesta ni al coro, Muti dirigió el “Va Pensiero” mientras cientos de octavillas caían desde los palcos superiores como si la gente tirase sobre la cabeza de los políticos sus inservibles programas electorales , mientras cantaba:

¡Vuela, pensamiento, con alas doradas, pósate en las praderas y en las cimas donde exhala su suave fragancia el dulce aire de la tierra natal! ¡Oh, mi patria, tan bella y perdida! ¡Oh recuerdo tan caro y fatal! Arpa de oro de fatídicos vates, ¿por qué cuelgas muda del sauce? Revive en nuestros pechos el recuerdo, canta un aire de crudo lamento, que te inspire el Señor un aliento, que al padecer infunda virtud! ¡Que hable del tiempo que fue!

Al terminar, el teatro entero se puso en pie con una gran ovación. Los cantantes también, que lloraban sin poder contener la emoción.

Hay momentos que te reconcilian con el mundo y con la vida y coros que son capaces de acallar bocazas. Es hermoso cuando los mudos hablan y cantan aunque sea para los sordos…

La cuestión agraria en la España del siglo XXI

Viví varios años en el campo y he ocupado pueblos abandonados. Sé la labor que se hace. Sé cómo otros pueblos no-ocupados apoyan que venga gente joven y trabajadora a darle vida a la comarca.

No hablo de usurpación de propiedad privada: hablo de rehabilitar propiedades antaño abandonadas sin que sus legítimos propietarios hayan reclamado nunca su titularidad.

Existe un problema de masificación urbana y un problema de éxodo rural (debido a la terciarización de la sociedad española entre otras razones). Existe también un problema histórico, que se remonta a la Edad Media, que es la cuestión agraria, que se acentuó en el siglo XIX con las desamortizaciones, y quedó así, sin resolverse,hasta nuestros días.

Vivimos tiempos oscuros en los que hay que pagar impuestos revolucionarios estatales por autoabastecerse con energía solar. Miles de hectáreas son abandonadas mientras millones de personas sin empleo se hacinan en las ciudades.

Las Administraciones, lejos de abordar el histórico asunto, zancadillean cualquier iniciativa de autogestión, de sostenibilidad, de revitalización de esa España que muere lentamente. Como sucedió en Somontes, la Junta de Andalucía prefería la especulación y el abandono de tierras y personas antes que permitir la autogestión de varias familias que trabajaban durísimo para sacar frutos de la tierra, para vivir de su esfuerzo.

Frente al paradigma oficial de "la tierra es de quien la hereda", existe otro que reza "la tierra es de quien la trabaja". No hablo de usurpar minifundios o terrenos en uso por sus legítimos propietarios. Me refiero a solucionar unilateralmente lo que las Administraciones soslayan por connivencia con los terratenientes y con la aristocracia. Que se lo digan a la difunta Duquesa de Alba, hija predilecta de Andalucía, beneficiaria de millones de euros en forma de ayudas rurales para engrosar su patrimonio aristocrático mientras sus bancales permanecen baldíos.



Ocupar, sí. Y mejor si es con K. Opino que es mejor sobrevivir dignamente plantando tomates y lechugas que pedir limosna en las ciudades en forma de prestación por desempleo. Y para el que no lo sepa, la okupación rural no es ningún paraíso: se trabaja durísimo, se pasa mucho frío, calor, hambre, enfermedades, miedo al desalojo y a perderlo todo... lo sé por experiencia.

En estos tiempos, no muy diferente a otros pasados, los gobiernos parecen más preocupado por evitar una incómoda okupación que pueda servir de precedente que en luchar contra sus propias corrupciones que son las que están desangrando este país. Es evidente su directiva: que nada cambie, que las estructuras de poder sigan igual.

Noticia: piden 4 años de cárcel y 30.000 € para repobladores en Castilla-La Mancha
http://www.elconfidencial.com/espana/2017-04-18/fraguas-guadalajara-okupas-repobladores-carcel_1368114/?utm_source=facebook&utm_medium=social&utm_campaign=ECDiarioManual

martes, 13 de diciembre de 2016

El caso caraanchoa

No todo está justificado en el arte ni en los experimentos científicos. La madurez y la responsabilidad implica asumir que todo acto conlleva unos riesgos, unas posibles consecuencias. Sería estúpido pensar que uno puede ir agrediendo verbalmente por la calle, al amparo de tener una cámara oculta, e indignarse cuando alguien te cruza la cara. En términos karmicos es agresión por agresión, quizás levemente desproporcionado, pero comprensible y hasta elegantemente poético. Tampoco hablamos de que le hayan pegado una paliza, ni siquiera un puñetazo. Siguiendo la lógica del caraanchoismo quizás el repartidor hacía simultaneamente otro experimento físico de descompresión otológica para ver cuánto tiempo le pitaban los oídos ante varios Newtons de fuerza. Yo creo que su experimento tuvo fantásticos resultados: aprendió en un sólo día que la sociedad española es bastante tolerante con la agresión verbal injustificada y que en esta marabunta humana hay gente con malas pulgas capaces de enseñarte ciertas normas cívicas de un modo espartano y paradójicamente altruista.


Ahora en serio, ¿qué objetivos perseguía su experimento? Suponiendo que este youtuber fuera científico, cosa bastante improbable, uno hace un experimento y debe tener la profesionalidad de aceptar los resultados. Un científico no se querella contra la placa de petri cuyo cultivo bacteriano corresponde exactamente con el microbio que deseaba reproducir. Todo esto es muy absurdo y me perturba bastante.

Quizás sea que hoy en día, cualquier mermado intelectual se abre una cuenta de youtube para decir idioteces y hacer que otros tantos miles de idiotas aburridos te sigan para poder tener ingresos publicitarios. Y el catalizador para conseguir esa viralidad que te hace rico es grabar videos impactantes, morbosos, indignantes... muy al gusto de esta telesociedad caracterizada por su poca paciencia para lo intelectualmente estimulante y sus grandes tragaderas para lo estúpido, lo soez y lo frívolo (véase Gran Hermano, Sálvame, MYHYV y similar...)

Igual que el artista que encadenó a un perro en un museo y lo dejó morir de hambre para llamarlo "obra de arte", este ser intenta lucrarse al amparo de sus "experimentos sociológicos". Si la vida fuera justa, se habría llevado la galleta, denunciaría a su presunto agresor, perdería el juicio por manipular las pruebas y pagaría las costas, además de indemnizar a la víctima por injuriarla, hacerle bullying en su actividad laboral e intentar lucrarte por ello, además de ser el hazmereir y vivo ejemplo de lo que no se debe hacer en la vida. Pero no, la vida no es justa y seguramente haya conseguido un video con efecto viral con millones de visionados, que le harán ganar miles de euros, la empresa despedirá al repartidor kármico y tendrá que indemnizar al pobre youtuber por su retraso. Demuestra tú ahora que su daño neurológico es congénito, y no adquirido, a raíz del citado experimento.

En resumidas cuentas, no todos los youtubers son iguales, pero quizás estamos dándole al "follow" y al "share" por encima de nuestras posibilidades. Deberíamos plantearnos qué clase de cibersociedad queremos fomentar, porque proliferan "líderes de opinión" sin estudios ni criterio científico-académico, de esos que se ganan la vida comentando sus propias partidas de videojuegos, haciendo crónicas políticas al estilo cuñadista de Álvaro Ojeda, o paracientíficos de Pijoland University jugando al Socionova 2.0

jueves, 17 de noviembre de 2016

República Democrática del Congo, ahora con un 33% más de eufemismos

El Congo, ese país olvidado por los telediarios, pedazo de tierra deseado por las multinacionales, la vergüenza del Norte, sucursal del infierno del Sur. El coltán, como el oro, la plata, el cobre, el platino, el petróleo, el gas, .... rico en recursos estratégicos, que son las fortunas de unos y las desgracias de millones de personas.

En el Congo, se han producido 200.000 violaciones de 1998 a 2010, 16.600 violaciones al año, 1.390 violaciones al mes, 46 violaciones diarias. Pero eso no es lo único: raptos, asesinatos, explotación laboral, explotación infantil, contaminación, destrucción medioambiental masiva, guerrillas, corrupción sistémica, analfabetismo, epidemias de SIDA...

Denis Mukwege, médico congoleño y fundador de su propio hospital, atiende a mujeres víctimas de violencia sexual. Ha asistido a 65.000 víctimas desde que abrió su hospital. Además da conferencias por el mundo para denunciar la infernal situación de su país. También lo ha hecho ante la ONU a pesar de recibir amenazas de muerte de su propio gobierno, de su propio ministro.

Siento vergüenza de mi mundo, el mundo económicamente desarrollado y éticamente subdesarrollado. Me indigna la indiferencia, egoismo e ignorancia de los mios. Condeno a mis políticos, los que elegimos libre y democráticamente, porque no hacen nada por evitar esta calamidad. Condeno a las grandes multinacionales, porque actuan como entes psicopáticos esclavizando y destruyendo todo aquello que se interponga entre sus accionistas y el sagrado "máximo beneficio".

Vivimos en un sistema mentalmente enfermo. Muchos se preguntarán "pero y qué hago yo para solucionar esto?" De nada sirve la caridad si no hay solidaridad. ¿De qué sirve donar unos euros a una ONG si luego votamos a un partido imperialista y pagamos bienes y servicios manchados de sangre del tercer mundo?


Denis Mukwege nunca será un ídolo de masas como Messi o una lideresa de opinión como Belén Esteban. Ni mucho menos un Nobel de la Paz como Barack "mr.Dron" Obama.

Si hoy violaran en España a 46 mujeres, el país entero se paralizaría y mañana mismo se haría lo que hiciera falta para solucionarlo. Saldría en todos los telediarios, se condenaría en todas las tertulias. Facebook habilitaría un filtro para ponerlo en la imagen de perfil. Pero no se hace porque no hay voluntad de visibilizar lo que todos saben. Así que no es que no podamos solucionarlo, es que nos importa una mierda lo que suceda en el Congo.